Grupo Neat lanza al mercado un sensor de presencia en cama renovado

  • Este sensor cuenta con un dispositivo que permite desactivar la alarma mientras el enfermero asiste al residente.
  • En casos de emergencia, con este dispositivo el profesional de salud puede enviar alarmas de asistencia.

Madrid, 5 de julio de 2014

Con el objetivo de ayudar a los centros asistenciales a gestionar de una forma más eficiente las alarmas lanzadas por los sensores de movimiento, Grupo Neat ha puesto en el mercado un sensor de presencia en cama con novedosas funcionalidades que evitan que los gestores del servicio reciban falsas alarmas y que le permiten al enfermero pedir ayuda en caso de que el paciente sufra una contingencia.

Este sensor es utilizado en pacientes que, por sus condiciones de salud, físicas o intelectuales, deban permanecer en su cama por tiempos prolongados. Asimismo, es ideal para gestionar la atención a los residentes durante los turnos de noche.

Los dispositivos convencionales de presencia en cama, basados en sensores de movimiento, están diseñados para lanzar alarmas ante la detección de presencia no sólo del paciente, sino de cualquier persona que entre en su radio de acción, con lo cual, cada vez que un profesional de salud entra a la habitación para atender al residente, la alarma es lanzada, avisando a los responsables del servicio, quienes no pueden identificar de inmediato si se trata de un paciente que ha abandonado la cama y necesita ayuda o de una falsa alarma provocada por la presencia de un enfermero.

El nuevo sensor de presencia en  cama de Grupo Neat le permite al profesional de salud deshabilitar de forma temporal el funcionamiento del sistema mientras atiende al paciente en su habitación y rehabilitarlo en cuanto abandona la habitación.

Este dispositivo no es el sensor de cama tradicional que se coloca debajo del colchón del paciente, sino que se trata de un moderno sensor de presencia en cama compuesto por tres componentes con innovadoras funcionalidades: un detector de movimiento, un dispositivo con tres botones de colores, verde, rojo y amarillo y el receptor de alarmas.

El detector de movimiento se coloca en un lugar estratégico de la habitación, por ejemplo debajo de la cama y, cuando alguien entra en su radio de acción, envía una alarma de movimiento; el receptor de alarmas, -un dispositivo móvil, portado por los gestores del servicio- identifica desde qué habitación se ha producido una alarma, tanto de movimiento, como de asistencia; el tercer elemento es el dispositivo con tres botones, que se coloca en la pared de la habitación -normalmente en la entrada- y que permite activar y desactivar el sistema.

El dispositivo con tres botones, es el componente que ha hecho posible ofrecer un sensor de presencia en cama renovado, ya que al  presionar simultáneamente el botón verde y el amarillo, se deshabilita el funcionamiento del sistema y si se pulsa el botón amarillo el sistema es activado nuevamente.

Otro de las ventajas es que, aunque este dispositivo es colocado en la pared de la habitación, el residente no es capaz de desactivarlo, puesto que el residente desconoce la combinación de pulsación de desactivación de la alarma.

Por otro lado, el botón rojo del dispositivo también aporta una funcionalidad importante, al pulsarlo, el profesional de salud podrá lanzar una alarma para solicitar asistencia a sus compañeros, en caso de que el residente experimente una emergencia, como por ejemplo, una caída.

Los premios “Contratos y Proyectos Smart Cities 2014” fueron convocados por la  Fundación Socinfo y la revista “Sociedad de la Información”, y tienen como objetivo resaltar proyectos, ya puestos en marcha, vinculados con el concepto Smart City (ciudad inteligente).

Para descargar la noticia en formato PDF

Pulse aquí